La Consejería de Economía, Ciencia y Agenda Digital ha concedido ayudas para la realización de 82 proyectos de I+D a empresas que operan en Extremadura por importe de 6.109.425 euros y que realizarán una inversión estimada de 11.082.849 euros.
El secretario general de Ciencia, Tecnología, Innovación y Universidad, Jesús Alonso, ha especificado que se ha resuelto la convocatoria de ayudas destinadas a financiar la realización de proyectos de investigación industrial y desarrollo experimental por las empresas de Extremadura, reguladas por el Decreto 113/2017, de 18 de julio.

Por categorías, el 62,2 por ciento corresponden a proyectos realizados por una sola empresa, el 13,4 por ciento a proyectos realizados por una agrupación de empresas, el 6,1 por ciento a los realizados por una empresa de base Tecnológica y el 18,3 por ciento a los aprobados en la categoría de StartUp.

En cuanto a la distribución porcentual de las ayudas por los sectores definidos en la Estrategia de Especialización Inteligente de Extremadura (RIS3), destacan los proyectos en agroalimentación que representan el 48,3 por ciento del total, seguido de los proyectos TIC con el 26,8 por ciento, Energías Limpias con el 18,3 por ciento y Salud y Turismo que representan el 7,3 y el 1,2 por ciento, respectivamente.

Es relevante señalar que en las categorías de Empresas de Base Tecnológica y StartUp prevalecen los proyectos aprobados en el sector de las TIC, ha informado la Junta en nota de prensa.

Por lo que se refiere a la calificación de la naturaleza de los proyectos, la Agencia Estatal de Investigación, entidad de evaluación científico-técnica de la convocatoria, ha considerado que el 66,6 por ciento de los mismos estén calificados en actuaciones de Investigación Industrial, mientras que el 33,4 por ciento sean referidos a actuaciones de desarrollo experimental, obteniendo así los proyectos un mayor grado de subvención.

Este hecho supone un cambio de tendencia respecto a resultados de anteriores convocatorias en la que predominó de forma clara el número de proyectos calificados como desarrollo experimental.

El secretario general ha valorado «como muy positiva» la tasa de éxito obtenida, la calidad y la prevalencia de la investigación sobre el desarrollo en los proyectos aprobados de las empresas que realizan I+D en la región.

Así, ha manifestado que esta circunstancia atiende a «una mayor madurez y cualificación de las empresas que se presentan a dicha convocatoria y espera que sea un estímulo para incrementar el número de iniciativas empresariales que se presenten en las próximas convocatorias y así aumentar el ecosistema innovador de las empresas extremeñas».

Estas ayudas están cofinanciadas en un 80 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), con cargo al Programa Operativo correspondiente al periodo de programación 2014-2020, dentro del Objetivo Temático OT1 ‘Potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación’.

SUBIR

Extremadura es hoy más consciente que nunca de sus horizontes, de sus fortalezas y del camino que ha de recorrer para impulsar el progreso social y la competitividad económica. Porque es el conocimiento de nuestra realidad y nuestro territorio lo que nos permitirá garantizar no solo el crecimiento como sociedad, sino el que recibamos de Europa los Fondos Estructurales que necesitamos y se inviertan de la forma más provechosa posible para todos los extremeños y extremeñas. Y la Estrategia de Investigación e Innovación para la Especialización Inteligente (RIS3) de Extremadura 2021-2027 es, sin ninguna duda, el instrumento para conseguirlo. Construir la Extremadura que queremos desde la identificación e interconexión de los recursos empresariales, científicos, tecnológicos, institucionales y sociales hace tiempo ya que dejó de ser un proyecto.

Los esfuerzos políticos que deben llevarnos hacia una Extremadura más competitiva e inteligente son ya una realidad. E inevitablemente, deben apoyarse en la ciencia, la tecnología y la investigación; en generar nuevas oportunidades para nuestras empresas y consolidar una verdadera transición industrial. Todo ello desde el respeto a nuestro entorno, la sostenibilidad, la integración y la digitalización, sin perder de vista nuestra identidad y tradiciones, la biodiversidad y nuestro patrimonio cultural y humano.

Extremadura se encuentra plenamente alineada con los objetivos específicos que Europa plantea a las regiones como condición favorecedora para recibir Fondos: desarrollar y mejorar nuestras capacidades de investigación e innovación y la asimilación de tecnologías avanzadas. Y aprovechar las ventajas de la digitalización para los ciudadanos, las empresas, las organizaciones de investigación y las administraciones públicas. Pero también para reforzar el crecimiento sostenible, la competitividad de la pyme y la creación de empleo, mejorar la conectividad digital y dar muestras de nuestra capacidad para especializarnos, transformando la industria y estimulando el emprendimiento.

Nuestra Estrategia de Especialización Inteligente es, en definitiva, la hoja de ruta para hacer de Extremadura una región productora de bienes y servicios de marca propia y alto valor añadido, capaz de competir en el mundo, y un lugar donde vivir y crecer profesional y personalmente. Es nuestra apuesta por concentrar políticas y recursos públicos en aquellas prioridades económicas, científicas y tecnológicas que nos permitan aprovechar nuestras ventajas competitivas y las oportunidades que nos brinda el entorno.

Porque si nos centramos en aquello en lo que somos realmente buenos llegaremos más rápido, más lejos, haciendo de la tecnología, la ciencia y el conocimiento avales de nuestro futuro.

Rafael España Santamaría
Consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital.
Junta de Extremadura